Francisco dirige un mensaje de paz a líderes mundiales reunidos en Albania por la comunidad de san Egidio

Panel_2__La_Pace__Sempre_Possibile_4

El papa Francisco ha hecho este domingo un llamamiento a favor de la paz y ha afirmado que nadie puede ser indiferente a quienes sufren la violencia, que sucede tanto en las guerras como cuando se levantan  “muros y barreras para detener a quien busca un lugar de paz”.

“La paz es siempre posible”, ha afirmado el Pontífice en un mensaje enviado a los participantes del encuentro internacional por la paz promovido por la Comunidad de Sant’Egidio, que se celebra hasta el 8 de septiembre en Tirana.

“Es necesario reafirmar esta verdad sobre todo hoy, cuando en algunas partes del mundo parecen prevalecer la violencia, las persecuciones y los abusos contra la libertad religiosa”, ha destacado. Asimismo, ha asegurado que no es posible ser “indiferente a quienes sufren por la guerra y la violencia”.

“Es violencia obligar a retroceder a quienes huyen de condiciones inhumanas y buscan un futuro mejor. Es violencia marginar a niños y ancianos de la sociedad y de su propia vida. Es violencia incrementar la brecha entre quien desperdicia lo superfluo y quien carece de lo necesario”, ha advertido el Santo Padre.

En su misiva, Francisco ha recordado que eligió Albania como el primer país europeo que visitó para “alentar la senda de la convivencia pacífica después de las trágicas persecuciones sufridas por los fieles albaneses en el siglo pasado” y ha aplaudido que el país se haya convertido en “símbolo de la convivencia pacífica y entre religiones”.

“Nadie puede usar el nombre de Dios para cometer violencia”, ha señalado, ni tampoco “asesinar en nombre de Dios” ni discriminar en su nombre. “Garantizar la paz es siempre posible y no es una afirmación ingenua, sino que expresa nuestra fe en que nada es imposible sin Dios”, ha concluido el Papa.

Con el mensaje del Obispo de Roma ha arrancado ayer por la tarde en Tirana el Encuentro Internacional “La paz siempre es posible”, organizado por la Comunidad de Sant’Egidio. La ceremonia ha tenido lugar en el palacio de Congresos de la capital albanesa.

Los discursos inaugurales han corrido a cargo del fundador de la Comunidad de Sant’Egidio, Andrea Riccardi, y del primer ministro albanés, Edi Rama; han dirigido unas palabras de saludo el ministro de Bienestar y de Juventud del Gobierno albanés, Blendi Klosi, y el presidente de la República de Montenegro, Filip Vujanovic. También han intervenido el ministro de justicia de Italia, Andrea Orlando, y el patriarca de Babilonia de los caldeos (Iraq), Luis Rafael I Sako; asimismo, han participado en la ceremonia el primado de la Iglesia autocéfala ortodoxa de Albania, Anastasios, el ex rabino jeve de Irlanda, David Rosen, el secretario general de la “Al-Sharif Islamic Research Academy” de Al-Azhar, Muby al-Din Afifi, y el presidente de la “Research Hindu Foundation” de Bombay (India), Sudheedra Kulkarni.

Durante tres días Tirana acogerá a 400 jefes religiosos, representantes de las distintas tradiciones culturales mundiales, misioneros, jóvenes de toda Europa, Asia y África, y está previsto que tomen parte en 27 mesas redondas.

A continuación publicamos el texto íntegro del mensaje del papa Francisco:

Ilustres representantes de las Iglesias y Comunidades cristianas y de las grandes religiones mundiales,

les envío mi más sincero saludo al tiempo que manifiesto mi proximidad espiritual al Encuentro Internacional por la Paz que la Comunidad de Sant’Egidio ha organizado en Tirana.

Estos encuentros siguen el surco que abrió san Juan Pablo II con el primer e histórico Encuentro de Asís en octubre de 1986. Desde entonces se ha desarrollado una peregrinación de hombres y mujeres de distintas religiones que, de año en año, ha ido cumpliendo etapas en distintas ciudades del mundo. Mientras cambian los escenarios de la historia y los pueblos están llamados a confrontarse con transformaciones profundas y a veces dramáticas, se ve cada vez más la necesidad de que los seguidores de religiones diferentes se encuentren, dialoguen, caminen juntos y colaboren por la paz, en aquel “espíritu de Asís” que alude al luminoso testimonio de san Francisco.

Este año han decidido hacer una etapa en Tirana, capital de un país que se ha erigido en símbolo de la convivencia pacífica entre las religiones, tras una larga historia de sufrimiento. Es una decisión que comparto, como manifesté con la visita que hice a Tirana en septiembre del año pasado. Quise elegir Albania como el primero de los países europeos que visité precisamente para alentar el camino de convivencia pacífica tras las trágicas persecuciones que sufrieron los creyentes albaneses el siglo pasado. La larga lista de mártires todavía habla hoy de aquel período oscuro, pero habla también de la fuerza de la fe que no se deja doblegar por la prepotencia del mal.

La decisión de excluir a Dios de la vida de un pueblo no ha sido tan fuerte en ningún otro país del mundo: el mero hecho de tener un signo religioso bastaba para ser castigado con la cárcel o incluso con la muerte. Esa triste primacía marcó profundamente al pueblo albanés hasta el momento de recuperar la libertad, cuando los miembros de las distintas comunidades religiosas, que habían experimentado un sufrimiento común, volvieron a convivir en paz.

Por eso, queridos amigos, les agradezco especialmente que hayan elegido Albania. Querría reafirmar junto a ustedes lo que dije el año pasado en Tirana: “Lo que sucede en Albania demuestra en cambio que la convivencia pacífica y fructífera entre personas y comunidades que pertenecen a religiones distintas no solo es deseable, sino posible y realizable de modo concreto” (Encuentro con las autoridades, 21 de septiembre de 2014). Eso es el Espíritu de Asís: vivir juntos en paz, recordando que la paz y la convivencia tienen una base religiosa. ¡La oración siempre es la base de la paz!

Y precisamente porque se basa en Dios, “la paz siempre es posible”, como reza el título de su Encuentro de este año. Es necesario reafirmar esas verdades sobre todo hoy, cuando en algunas partes del mundo parecen prevalecer la violencia, las persecuciones y los abusos contra la libertad religiosa, junto a la resignación ante los conflictos que asolan el mundo. ¡Nunca debemos resignarnos a la guerra! Y tampoco podemos ser indiferentes ante quien sufre por la guerra y la violencia. Por eso elegí como tema del próximo Día Mundial de la paz: “Vence la indiferencia y conquista la paz”.

Pero también es violencia levantar muros y barreras para detener a quien busca un lugar de paz. Es violencia expulsar a quien huye de condiciones inhumanas esperando un futuro mejor. Es violencia descartar a los niños y a los ancianos de la sociedad e incluso de la vida. Es violencia hacer más grande el foso que existe entre quien malgasta lo que es superfluo y quien no tiene ni siquiera lo más necesario.

En este mundo nuestro, la fe en Dios hace que creamos y que gritemos que la paz es posible. Como creyentes estamos llamados a recuperar aquella vocación universal por la paz que contienen nuestras distintas tradiciones religiosas, y a reproponerla con valentía a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo. Y reafirmo cuanto dije a ese respecto en Tirana hablando a los líderes religiosos: “La religión auténtica es fuente de paz y no de violencia. Nadie puede usar el nombre de Dios para cometer violencia. Matar en nombre de Dios es un gran sacrilegio. Discriminar en nombre de Dios es inhumano” (Discurso en el Encuentro interreligioso).

Queridos amigos, afirmar que la paz siempre es posible no es una afirmación ingenua, sino que manifiesta nuestra fe de que para Dios no hay nada imposible. Evidentemente, es necesaria nuestra participación personal y la participación de nuestras comunidades para el gran trabajo de la paz. Que de la tierra de Albania, tierra de mártires, pueda surgir una nueva profecía de paz. Me uno a todos ustedes para que, en la variedad de las tradiciones religiosas, podamos continuar viviendo la pasión común por el crecimiento de la convivencia pacífica entre todos los pueblos de la tierra.

Vaticano, 29 de agosto de 2015
Día de recuerdo del martirio de san Juan Bautista.

Francisco

Fuente: Zenit.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s