Francisco: “Siempre ha existido la tentación del poder y la hipocresía, de querer sacar ventajas personales de la fe”

El papa Francisco celebró este lunes la santa misa en la capilla de la Casa Santa Marta y comentó el evangelio donde Jesús mira a multitud después de la multiplicación de los panes y los peces y ve que le siguen no “por el estupor religioso que lleva a adorar a Dios”, sino “por el interés material”.

El papa Francisco señaló que en la fe, existe el riesgo de no entender la verdadera misión del Señor: esto sucede cuando se aprovecha de Jesús, pensando en ‘el poder’.

“Esta actitud se repite en los evangelios. Muchos siguen a Jesús por interés. Incluso entre sus apóstoles: los hijos de Zebedeo querían ser, uno, primer ministro y el otro, ministro de economía, querían el poder.

Esa gracia de llevar la buena noticia a los pobres, la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia, se vuelve oscura, se pierde y se convierte en querer algo del poder”.

El Papa señaló que “siempre existió esa tentación del poder y de la hipocresía”, de pasar del estupor religioso que Jesús nos da cuando nos encuentra, a querer sacar una ventaja personal”.

“Esta fue también la propuesta del diablo a Jesús en las tentaciones. Una la del pan, la otra la del espectáculo: “Vamos a hacer un gran espectáculo, así todas las personas van a creer en ti”. Y la tercera, la apostasía, es decir, la adoración de los ídolos. Y esta es una tentación diaria de los cristianos, nuestra, de todos los que son de la Iglesia: la tentación no del poder, de la potencia del Espíritu, sino la tentación del poder mundano”.

Así se cae en letargo religioso que lleva a lo mundano, el torpor que termina creciendo, crece, crece, esa actitud que Jesús llama hipocresía”. Por ello Dios nos despierta con el testimonio de los santos y de los mártires.

Como dijo Jesús: “En verdad en verdad os digo: me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque habeis comido aquellos panes y os habéis saciado”. Es la tentación de “caer en el mundanismo, hacia los poderes” y así “la fe se debilita”, así como la misión y la Iglesia”.

“El Señor nos despierta con el testimonio de los santos, de los mártires, que cada día nos anuncian que la misión es recorrer el camino de Jesús: anunciar el año de gracia.

La gente entiende la advertencia de Jesús y le preguntan: ‘¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?’. Jesús le respondió: ‘La obra de Dios es que creáis en el que él ha enviado’, es decir, la fe en Él, solo en Él, confiar en Él y no en otras cosas que nos alejan de Él. Esta es la obra de Dios, creer que él le ha enviado “.

El Papa concluyó su homilía con esta oración al Señor: “Que Dios nos dé esta gracia del estupor del encuentro y también nos ayude a no caer en el espíritu de mundanidad, es decir, el espíritu que en detrás o debajo de un barniz de cristianos nos lleva a vivir como los paganos”.

Fuente: Zenit.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s