El secretario de Estado Pietro Parolin explica en la Gregoriana en qué consiste la actividad diplomática de la Santa Sede

El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano ha dado esta mañana una Lectio Magistralis en la Universidad Gregoriana de Roma, durante una jornada anual de estudios dedicada a un tema que las diversas secciones del Ateneo analizan desde varios puntos de vista (teológico, filosófico, histórico, bienes culturales, derecho canónico, ciencias sociales, misiología, psicología, espiritualidad, etc…) El tema elegido para este año ha sido: “La paz: don de Dios, responsabilidad humana, compromiso cristiano” y el discurso del cardenal ha sido “La actividad diplomática de la Santa Sede al servicio de la paz”.

Así, el purpurado ha asegurado que “la acción diplomática de la Santa Sede no se contenta con observar los acontecimientos o evaluar su repercusión, ni puede ser solamente una voz crítica. Está llamada actuar para facilitar la coexistencia y la convivencia entre las diversas naciones, para promover la fraternidad entre los pueblos, allí donde el término fraternidad es sinónimo de colaboración fáctica, de cooperación verdadera, concorde y ordenada, de una solidaridad estructurada en ventaja del bien común y del bien individual”.

La Santa Sede “actúa en el escenario internacional, no para garantizar una seguridad genérica -que se ha hecho muy difícil en este período de inestabilidad perdurable- sino para sostener una idea de paz, fruto de relaciones justas, de respeto de las normas internacionales, de tutela de los derechos humanos fundamentales, empezando por los de los últimos, los más vulnerables”, ha explicado.

Por otro lado, el cardenal Parolin ha señalado que “la diplomacia de la Santa Sede tiene una clara función eclesial: si es ciertamente el instrumento de comunión que une al Romano Pontífice con los obispos que encabezan las Iglesias locales o que permite garantizar la vida de las Iglesias locales con respecto a las Autoridades civiles, me atrevería a decir que es también el vehículo del Sucesor de Pedro para ‘llegar a las periferias’, sea la de las realidades eclesiales que las de la familia humana”. Además, se ha preguntado, si en el ámbito de la sociedad civil, la ausencia de la Santa Sede en los diversos contextos intergubernamentales ¿de cuántas orientaciones éticas privaría a la cooperación, al desarme, a la lucha contra la pobreza, a la erradicación del hambre, a la cura de las enfermedades, a la alfabetización?”

Finalmente, el Secretario de Estado vaticano ha indicado que “a la diplomacia pontificia compete la tarea de trabajar en pro de la paz siguiendo los modos y las reglas que son propios de los sujetos de derecho internacional, esto es, elaborando respuestas concretas en términos jurídicos para prevenir, resolver o regular conflictos y evitar su posible degeneración en la irracionalidad de la fuerza de las armas”. Pero, ha concluido, “observando el perfil sustancial, se trata de una acción que muestra cómo el fin perseguido sea primariamente religioso, es decir, forme parte del ser verdaderos ‘artífices de paz’ y no ‘artífices de guerras o, por lo menos, artífices de malentendidos’, como recuerda el Papa Francisco”

Fuente: Zenit.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s