Francisco, profético: “Las sociedades que consideran los hijos un peso o un capricho están deprimidas y no tienen futuro”

La audiencia general de este miércoles ha comenzado, por invitación del Santo Padre, con un Ave María a la Virgen de Lourdes, hoy que se celebra la Jornada del Enfermo.

También hoy, el Papa ha manifestado su preocupación por las noticias que llegan de Lampedusa, “donde se cuentan más muertos entre los inmigrantes a causa del frío a través de la larga travesía del Mediterráneo”. Por eso, el Papa ha deseado asegurar su “oración por las víctimas y animar nuevamente a la solidaridad, hasta que a nadie le falte el socorro necesario”.

Las noticias que llegan desde la isla italiana de Lampedusa indican una nueva tragedia del mar: son 29 los inmigrantes muertos, 7 ya cuando llegaron los auxilios y 22 de ellos que ya estaba graves fallecieron durante el rescate de la barcaza que llevaba 105 personas.

Aprovechando el final de las lluvias que estos últimas días han cubierto los cielos de Roma, el santo padre Francisco ha celebrado la audiencia de este miércoles de nuevo en la plaza de San Pedro, la primera fuera del Aula Pablo VI desde que empezó el año.

Pope: General audience

Desde el jeep blanco, el Papa ha recorrido los pasillos de la plaza saludando y bendiciendo a los presentes que lo saludaban con gritos de entusiasmo. Como de costumbre, Francisco ha podido bendecir y besar en la cabeza a los niños que le acercaban hasta el papa movil.

El papa Francisco ha aprovechado la audiencia general, para pedir oraciones por el Consistorio que tendrá lugar en los próximos días. “El Espíritu Santo asista los trabajos del Colegio Cardenalicio e ilumine a los nuevos cardenales y su servicio a la Iglesia”, ha deseado el Pontífice.

Como ya había sido anunciado, los días 12 y 13 de febrero se reúnen los cardenales para ser informados sobre los trabajos del Consejo de cardenales que asiste al Santo Padre en la reforma de la Curia. Además, este sábado serán creados 20 nuevos cardenales.

La catequesis de este miércoles, dentro del ciclo sobre la familia, se ha centrado en los hijos. De este modo, el Papa ha indicado en su resumen hecho en español:

“Queridos hermanos y hermanas: Siguiendo la serie de catequesis sobre la familia, hoy quisiera hablarles de los hijos como don de Dios para los padres y la sociedad. Un hijo es amado por ser hijo: no porque sea bello, sano, bueno; no porque piense igual que yo, o encarne mis deseos. Todos hemos sido hijos. Ser hijos nos permite descubrir la dimensión gratuita del amor, de ser amados antes de haber hecho nada para merecerlo, antes de saber hablar o pensar, e incluso antes de venir al mundo”. Es una experiencia fundamental –ha proseguido– para conocer el amor de Dios, fuente última de este auténtico milagro. Además, este amor nos da fuerza para afrontar la vida sin miedo, construir un mundo nuevo, ser mejores cada día sin arrogancia, ni presunción.

Así, ha afirmado que “el cuarto mandamiento que nos pide ‘honrar al padre y a la madre’ está a la base de cualquier otro tipo de respeto entre los hombres. Una sociedad que descarta a sus mayores es una sociedad sin dignidad, pierde sus raíces y se marchita; y una sociedad que no se rodea de hijos, que los considera un problema, un peso, no tiene futuro”.

Finalmente ha explicado que “la concepción de los hijos debe ser responsable, pero el simple hecho de tener muchos hijos no puede ser visto como una decisión irresponsable. La vida rejuvenece y cobra nuevas fuerzas multiplicándose. Los hijos crecen compartiendo alegrías y sacrificios. En el sucederse de las generaciones se realiza el designio amoroso de Dios sobre la humanidad”.

A continuación, ha saludado a los peregrinos de lengua española, “en particular a los fieles de Mallorca, acompañados de su Obispo, Mons. Javier Salinas Viñals, así como a los grupos provenientes de España, Colombia, Argentina, México y otros países latinoamericanos. Que la Inmaculada Virgen María, Nuestra Señora de Lourdes, conceda a todos sus hijos consuelo y fortaleza para crecer en el amor y caminar juntos hasta la meta del cielo. Muchas gracias.”

Tras los saludos en todas las lenguas, el Santo Padre ha dedicado unas palabras a los jóvenes, los enfermos y los recién casados. Queridos jóvenes, “disponeos a ser ‘ojos para el ciego y pies para el  lisiado’”, queridos enfermos, “sentíos siempre apoyados por la oración de la Iglesia”, queridos recién casados, “amad la vida que es siempre sagrada, también cuando está marcada por la fragilidad y la enfermedad”.

Fuente: Zenit.org

Catequesis completa del Santo Padre Francisco, sobre el don de los hijos, el 11 de febrero de 2015 y resumen en castellano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s