Ángelus con Francisco: prioridad de los enfermos en la vida de la Iglesia, y solidaridad con las víctimas de la trata de personas

 

El papa Francisco, recordando el evangelio de este domingo –en el que Jesús después de haber predicado el sábado en la sinagoga, cura a tantos enfermos– invitó a reflexionar sobre el sentido y el valor de la enfermedad.

Sobre este tema recordó el próximo miércoles 11 de febrero, memoria litúrgica de la bienaventurada Virgen María de Lourdes se celebra la Jornada Mundial del Enfermo.

“Bendigo a las iniciativas -dijo el Papa- preparadas para esta jornada, en particular la vigilia que se realizará en Roma durante la noche del 10 de febrero.

El santo Padre ha querido recordar a quien inició esta Jornada: “Aquí me detengo para recordar al presidente del Pontificio Consejo (de los Operadores Sanitarios), para los enfermos, para la salud, Mons. Zimowski, que se encuentra muy enfermo en Polonia. Una oración por él, por su salud, porque ha sido él quien ha preparado esta Jornada, y nos acompaña desde su sufrimiento en esta Jornada”. dijo

El Pontífice explica que “la obra salvadora de Cristo, no se agota con su persona durante su vida terrena; ésta prosigue mediante la Iglesia, sacramento del amor y de la ternura de Dios hacia los hombres”. Y que “al enviar en misión a sus discípulos, Jesús les confiere una doble misión: anunciar el Evangelio de la salvación y sanar a los enfermos”. Es por este motivo, y fiel a esta enseñanza, prosigue el Santo Padre, “la Iglesia siempre ha considerado la asistencia a los enfermos como parte integrante de su misión”.

El Papa recuerda también que Jesús advierte: “Los pobres y los que sufren, los tendrán siempre” y que por ello “la Iglesia continuamente les encuentra en la calle, considerando a las personas enfermas como una vía privilegiada para encontrar a Cristo, para acogerlo y servirlo”, porque “curar a un enfermo, acogerlo y servirlo es servir a Cristo; el enfermo es la carne de Cristo”.

“Esto sucede –aseguró Francisco– en nuestro tiempo, cuando a pesar de las diversas adquisiciones de la ciencia, el sufrimiento interior y físico de las personas despierta fuertes interrogantes sobre el sentido de la enfermedad y del dolor, y sobre el porqué de la muerte”.

Estas preguntas a las cuales la ciencia no puede dar respuesta, “son preguntas existenciales a las cuales la acción pastoral de la Iglesia debe responder a la luz de la fe, teniendo delante de los ojos al Crucifico, en el cual aparece todo el misterio de salvación de Dios padre, que por amor de los hombres no escatimó a su propio Hijo”.

“Por lo tanto –precisa el Papa– cada uno de nosotros está llamado a llevar la luz del evangelio y la fuerza de la gracia a quienes sufren y a todos aquellos que los asisten, familiares, médicos, enfermeros, para que el servicio al enfermo sea realizado cada vez con más humanidad, con dedicación generosa, con amor evangélico, y con ternura”.

Y concluyó indicando que debemos rezar “a María, Salud de los Enfermos, para que cada persona en la enfermedad pueda experimentar, gracias a la solicitud de quien está a su lado, la potencia del amor de Dios y el confort de su ternura materna”.

Después de rezar la oración del ángelus ante una plaza de San Pedro repleta de fieles, turistas y peregrinos, el Santo Padre recordó que hoy se celebra la Jornada de oración y de reflexión contra la trata de personas.

St-Josephine-211x300“Queridos hermanos y hermanas, hoy memoria litúrgica de santa Giuseppina Bakhita, la monja de Sudán que desde que era niña tuvo la dramática experiencia de ser víctima de la trata, la Unión de los superiores y superioras de los institutos religiosos han promovido la Jornada de oración y de reflexión contra la trata de las personas” dijo.

Y añadió: “Animo a proseguir a todos los que están empeñados a ayudar a los hombres, mujeres y niños esclavizados, abusados como instrumento de trabajo o de placer, y frecuentemente torturados y mutilados”.

“Deseo que todos aquellos que tienen responsabilidad de gobierno –prosiguió el Santo Padre– a que se ocupen con decisión para eliminar las causas de esta vergonzosa herida. Es verdad, es una herida indigna de una sociedad civilizada”.

E invitó a “cada uno de nosotros a sentirse empeñado para ser voz de estos nuestros hermanos y hermanas, humillados en su dignidad”. Y concluyó indicando: “Recemos todos juntos a la Virgen, por ellos y por sus familiares”. (Ave María…)

Leer los testimonios de personas víctimas: ‘Para entender la trata de personas: mirar, escuchar y abrazar a las víctimas

“Enciende una luz contra la trata”, una invitación a nivel global en la primera jornada.

Fuente: Zenit.org y Zenit.org

Texto completo del Ángelus del Papa Francisco el 8 de febrero de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s