El Papa nombra al cardenal guineano Robert Sarah sustituto de Cañizares al frente de Culto Divino

0,,16631885_303,00

Había mucha atención con respecto a este nombramiento: ¿quién habría sido el nuevo Prefecto de la Congregación para el Culto Divino después del regreso del cardenal Antonio Cañizares a España? La respuesta ha llegado hoy a mediodía. Francisco decidió encomendar la guía del dicasterio que se ocupa de la liturgia al cardenal Robert Sarah, actual Presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, uno de los entes curiales que cambiarán en la futura reforma de la Curia.

Nació el 15 de junio de 1945 en Ourous, Guinea, en el seno de una familia católica; fue ordenado sacerdote en julio de 1969 en la diócesis de Conakry. Estudió teología en la Gregoriana y Sacra Escritura en el Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén. En 1979, Juan Pablo II lo nombró, con solo 34 años, arzobispo de Conakry: Sarah fue consagrado por el cardenal Giovanni Benelli, arzobispo deFlorencia, que había sido Nuncio en Senegal. En 1985 fue elegido presidente de la Conferencia Episcopal de su país.

En octubre de 2001 llegó a Roma, pues Papa Wojtyla lo nombró secretario de Propaganda Fide. Nueve años más tarde, el 7 de octubre de 2010, Benedicto XVI le encomendó la presidencia del Pontificio Consejo Cor Unum y, en el Consistorio de noviembre del mismo año, lo creó cardenal, con el título de la diaconía de San Juan Bosco en Vía Tuscolana. Sarah es el primer cardenal de Guinea Bissau.

Con el nuevo nombramiento, un purpurado africano vuelve a guiar una Congregación vaticana. El cardenal nigeriano Francis Arinzé fue Prefecto del dicasterio del Culto divino y de la disciplina de los sacramentos (de 2002 a 2008) y antes el cardenal Bernardin Gantin, originario de Benín, había sido el encargado de la Congregación para los obispos (de 1984 a 1998).

«Para mí, es una bondad del Señor que no merezco -dijo Sarah a Radio Vaticana en ocasión del Consistorio-, y es también una llamada a amar más al Señor y a morir por Él, por el Evangelio, por la salvación del mundo… Me gustaría decirle ‘gracias’ al Santo Padre, que decidió conferirme este honor, pero comprendo también que esta llamada es algo que viene de Dios, a una vida más sacerdotal, más cristiana. Creo que hoy en día el mundo necesita hombres de Dios, hombres que vivan sus vidas como una presencia física de Dios en el mundo».

Sarah es famoso porque tiene un perfil muy espiritual: al nombrar al guía  del dicasterio litúrgico, Papa Francisco ha nombrado a un pastor con una experiencia de 22 años como responsable de una diócesis. Hace algunos años, el nuevo Prefecto del Culto Divino obtuvo la atención de los medios de comunicación cuando recordó que África es explotada por los poderes del mundo; además, se le recuerda por una homilía pronunciada en 2011 (durante la ordenación de nuevos sacerdotes y diáconos en la «Communauté Saint-Martin» de Candes) en la que reflexionó sobre la formación litúrgica: en esa ocasión, Sarah insistió en el deber de los pastores de anunciar fielmente las enseñanzas de Jesús y de no callar frente a las «graves desviaciones» en campo moral.

En una entrevista con Zenit, del 23 de octubre pasado, el neo-Prefecto habló sobre el Sínodo extraordinario sobre la familia que acaba de concluir y afirmó que el tema de la admisión de los católicos divorciados y que se han vuelto a casar a la Eucaristía no representa «uno de los verdaderos desafíos que interesen a las familias de hoy». «La crisis de la familia -explicó- deriva de la concepción relativista según la cual ha ido cambiando el concepto de matrimonio y de vida en pareja». Pocos días antes, en otra entrevista con la Catholic News Agency, denunció las presiones de algunos grupos internacionales que condicional la ayuda económica en África a la asimilación de las teorías de género.

Sarah, un curial con larga experiencia de pastor en África, tiene un perfil bastante tradicional: el pasado 24 de octubre participó en un encuentro para los sacerdotes que llevaban a cabo el peregrinaje romano anual de los fieles que siguen la misa antigua. Con su llegada a la guía del dicasterio del Culto divino no hay que esperarse, pues, experimentos a nivel litúrgico.

Quienes conocen al cardenal Sarah desde hace tiempo sostienen que deja con cierta trepidación su actual encargo de Presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, la unidad de ‘urgencias’ caritativa del Papa a nivel planetario. Y dicen que el purpurado africano no dejó de expresar sus reservas; se trataría, pues, de una decisión tomada hace pocos días o pocas semanas. De la misma manera que sucedió con el cardenal Raymond Leo Burke a quien se le comunicó (paralelamente a los rumores que circulaban en los medios de comunicación) su paso de ls Signatura Apostólica a los Caballeros de Malta. Se lo habrían comunicado antes del Sínodo: y este es un detalle particular que cancela las afirmaciones poco creíbles de quienes presentaron su nombramiento como una remoción vinculada con las posturas expresadas por el mismo Burke durante la asamblea sinodal sobre la familia.

Fuente: Vatican Insider

Entrevista al cardenal Robert Sarah, “Un luchador espiritual” (en francés)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s