¿Ha cambiado la Iglesia la doctrina acerca de la comunión a los divorciados vueltos a casar?

Matrimonio (eligelavida)

La Congregación para la Doctrina de la Fe ha hecho público un «responsum» -respuesta oficial- a un sacerdote francés, que preguntaba si podía conceder la absolución sacramental a un fiel que se había divorciado y vuelto a casar. Mons. Ladaria, arzobispo secretario del dicasterio, cita la doctrina del concilio de Trento sobre el sacramento de la penitencia e indica que no puede darse la absolución si no hay certeza de una verdadera contrición, que consiste en «un intenso dolor y detestación del pecado cometido, con propósito de no pecar en adelante».

En el responsum firmado por Mons. Ladaria, con fecha 22 de octubre del 2014, se afirma que no se puede excluir a priori un proceso penitencial para los fieles divorciados vueltos a casar, que tendría como fin el acceso al sacramento de la confesión y la Eucarístía. Y cita la exhortación apostólica Familiaris Consortio de San Juan Pablo II, Papa:

La reconciliación en el sacramento de la penitencia —que les abriría el camino al sacramento eucarístico— puede darse únicamente a los que, arrepentidos de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo, están sinceramente dispuestos a una forma de vida que no contradiga la indisolubilidad del matrimonio. Esto lleva consigo concretamente que cuando el hombre y la mujer, por motivos serios, —como, por ejemplo, la educación de los hijos— no pueden cumplir la obligación de la separación, «asumen el compromiso de vivir en plena continencia, o sea de abstenerse de los actos propios de los esposos»

Es por ello que Doctrina de la Fe decreta tomar en consideración los siguientes puntos:

  1. Verificar la validez del matrimonio religioso respetando la verdad, evitando entodo momento dar la impresión de que se produce una especie de «divorcio católico».
  2. Ver eventualmente si las personas, con la ayuda de la gracia, pueden separarse de sus nuevas parejas y reconciliarse con aquellos que quienes se habían separado.
  3. Invitar a las personas vueltas a casar que, por razones serias (por ejemplo, los hijos), no pueden separarse de su pareja, a que vivan como «hermano y hermana».

Tras dichas recomendaciones, Mons. Ladaria recuerda el magistrio dogmático del concilio de Trento sobre las condiciones del sacramento de la penitencia e indica que los divorciados vueltos a casar deben hacer el firme propósito de no pecar para recibir la absolución.

Fuente: Infocatólica


Quizá te interesa también:

1.- Acceder a todos los pronunciamientos, reflexiones y recomendaciones que, hasta el momento, ha hecho la Iglesia acerca del problema pastoral de los divorciados vueltos a casar. También aquí y aquí.

2.- Conocer las recomendaciones de san Juan Pablo II al Pontificio Consejo de la Familia acerca de la pastoral y el acompañamiento a las familias de divorciados vueltos a casar (24 de enero de 1997), y la guía para el trabajo pastoral con las personas que sufren estas situaciones, publicada en 1997.

3.- En sus encuentros-coloquios con los párrocos, el papa Benedicto XVI respondió en tres ocasiones a las preguntas que se referían al problema de la pastoral de los divorciados y el acceso a la comunión de aquellos que habían contraído un segundo matrimonio civil:

a.) Con los sacerdotes de la diócesis de Aosta, el 25 de julio de 2005.

b.) Con los sacerdotes de la diócesis de Albano, el 31 de agosto de 2006.

c.) Con los sacerdotes de la diócesis de Belluno-Feltre y Treviso, el 24 de julio de 2007.

4.- Carta del cardenal Ratzinger a todos los obispos del mundo, siendo Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, acerca de la problemática de la comunión a los divorciados vueltos a casar (14.9.1994).

5.- La polémica propuesta del cardenal Walter Kasper de conceder la comunión a los divorciados vueltos a casar, según unos criterios precisos, bajo la vigilancia del obispo y después de haber seguido un camino penitencial: aquí, aquí y aquí.

6.- ¿Esta propuesta es inadmisible desde un punto de vista teológico y pastoral? Varios importantes teólogos y cardenales creen que sí, y lo explican aquí, aquí y aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s