Día de la Iglesia diocesana 2014: “Participar en tu parroquia, una declaración de principios”

El próximo domingo 16 de noviembre, en el Día de la Iglesia Diocesana, celebramos que vivimos nuestra fe en una parroquia concreta, en una diócesis determinada con otros cristianos de todas las edades, y con los sacerdotes y religiosos. Celebramos que nos preside en la fe y en la caridad un obispo. Estamos llamados a experimentar todas estas alegrías nacidas del bautismo en el seno de la maternidad de la Iglesia. No vivimos la fe en soledad, sino en comunidad junto a otros hermanos nuestros. Como nos dice este año el lema del Día de la Iglesia Diocesana «Participar en tu parroquia es hacer una declaración de principios».

En la parroquia, en la Diócesis, hemos recibido el don de la fe por el bautismo, que es el mayor regalo de amor, de misericordia, de comprensión, de alegría, que se nos da. Pero lo que hemos recibido gratis, hemos de darlo gratis.

¿Cómo desentendernos de nuestra Iglesia diocesana? ¿Cómo no preocuparnos por nuestra parroquia? ¿Necesitará mi parroquia algo de mí? ¿Necesitará catequistas? ¿Necesitará mis conocimientos profesionales como voluntario? ¿Necesitará que sea generoso con mi dinero?

A la hora de “participar en la parroquia”, y más en este Día de la Iglesia Diocesana… todos podemos poner a disposición de los demás nuestros carismas mejores.

Podemos hacernos voluntarios de la parroquia. Catequistas, animadores de jóvenes o ayudar en el mantenimiento del templo son esenciales para el funcionamiento. También podemos hablar a otros de las actividades de la parroquia. La mejor forma de llegar a todos, y de comunicar la fe, es transmitirla boca a boca, en nuestro trabajo, con nuestros amigos. De esta forma, esa parroquia que a muchos les puede parecer lejana, distanciada, se presenta como lo que es: una realidad cercana y que dinamiza toda la actividad social y cultural de nuestros pueblos. En definitiva, todos somos necesarios en la parroquia.

La parroquia también es fuente del bien espiritual. El mensaje de Jesús es necesario para nosotros, no sabríamos vivir sin su Él… y también puede llegar a ser esencial para el prójimo. Él necesita de Jesús, tiene que conocerlo. Es nuestra labor como cristianos, llevar el mensaje al otro para que ame, para que lo conozca, para que sea feliz.

Asimismo, simplemente educando a nuestros hijos, llevándolos a la Eucaristía y explicándoles lo que allí acontece es “participar en la parroquia”, hacer más Iglesia. La parroquia nos acompaña en los momentos más importantes de nuestra vida, en la mayoría de las ocasiones en los instantes más felices, pero también en los que necesitamos apoyo, en los momentos tristes, Nos acompaña desde el nacimiento hasta la muerte y nos hace mejores, más felices, es nuestra casa, el lugar de los encuentros vitales, aquellos que nos construyen. ¿No queremos que eso también lo viva el prójimo? Digámoslo.

Y además, la parroquia necesita continuar con su labor, y para ello es necesario que todos nosotros, responsables de su mantenimiento, la sintamos como nuestra también en sus gastos. Desde Cáritas a las diversas actividades pastorales, pasando por los gastos corrientes que hay en cualquier vivienda, la parroquia nos necesita. El sentido de pertenencia a la Iglesia debe llevarnos a todos a implicarnos en las tareas pastorales, pero, la Iglesia necesita, también, de nuestra colaboración económica. Las aportaciones voluntarias de los católicos es la parte más importante del sostenimiento económico de la Iglesia. La mejor forma de colaborar es con una aportación periódica personal o familiar, abonada por domiciliación bancaria. La cuantía dependerá de la situación económica familiar y de la generosidad de sus miembros.

Por eso, «Participar en tu parroquia es hacer una declaración de principios». Es reconocernos hijos de Dios, hermanos unos de otros, miembros de la misma comunidad parroquial, insertada en la gran comunidad de la diócesis.

Mons. Esteban Escudero. Obispo de Palencia

Fuente: Diócesis de Palencia


 

Quizá te interesa también:

1.- La web Por tantos, sobre el sostenimiento económico de la Iglesia católica en España.

2.- Memoria justificativa de actividades de la Iglesia en España, 2012.

3.- ¿Cómo se financia la Iglesia? ¿Cuál es el régimen fiscal de la Iglesia en España? ¿La Iglesia paga IBI, IVA e impuestos?

4.-  Polémicas recurrentes: la inmatriculación (inscripción en el Registro de la Propiedad) de ermitas, iglesias, catedrales y monasterios a nombre de la Iglesia.

5.- Presupuesto de la diócesis de Palencia en 2014: cerca de 3,5 millones de euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s