“Los santos: hombres y mujeres comunes, a veces últimos’ para el mundo, pero ‘primeros’ para Dios”

«Celebrando a todos los Santos y conmemorando a todos los fieles difuntos, la Iglesia peregrina en la tierra vive y expresa en la Liturgia el vínculo espiritual que la une a la Iglesia celeste», destacó el Papa Francisco, introduciendo el rezo mariano del Ángelus, con la participación de numerosos peregrinos que acudieron a la Plaza de San Pedro, también en esta Solemnidad para rezar con el Papa.

Y, poniendo de relieve que «en la gran asamblea de los Santos, Dios ha querido reservar el primer lugar a la Madre de Jesús» y que «María está en el centro de la comunión de los santos, como singular custodia del vínculo de la Iglesia universal con Cristo», el Obispo de Roma reiteró que «para el que quiere seguir a Jesús por la senda del Evangelio, Ella es la guía segura, la Madre que acorre en seguida, siempre atenta, a la cual confiar todo anhelo y dificultad».

«¡Recemos junto con la Reina de todos los Santos para que nos ayude a responder con generosidad y fidelidad a Dios que nos llama a ser santos como Él es Santo!» – invitó el Sucesor de Pedro tras recordar que «hoy alabamos a Dios por la multitud innumerable de los santos y de las santas de todos los tiempos: hombres y mujeres comunes, simples, a veces últimos’ para el mundo, pero ‘primeros’ para Dios. Al mismo tiempo recordamos a nuestros queridos difuntos visitando los cementerios: ¡es motivo de gran consolación pensar que ellos están en compañía de la Virgen María, de los Apóstoles, de los mártires y de todos los santos y santas del Paraíso!»

Ángelus del Papa Francisco el 1 de noviembre de 2014

Queridos hermanos y hermanas:

Los dos primeros días del mes de noviembre constituyen para todos nosotros
un momento intenso de fe,  de oración y de reflexión sobre las “cosas últimas” de la vida. Celebrando, de hecho, Todos los Santos y conmemorando a todos los fieles difuntos, la Iglesia peregrina sobre la tierra vive y expresa en la Liturgia el vínculo espiritual que la une a la Iglesia celeste. Hoy alabamos a Dios por el ejército innumerable de los santos y de las santas de todos los tiempos: hombres y mujeres sencillos, a veces “últimos” para el mundo pero “primeros” para Dios. Al mismo tiempo ya recordamos a nuestros queridos difuntos visitando los cementerios: es motivo de gran consuelo pensar que están en compañía de la Virgen María, de los apóstoles, de los mártires y de todos los santos y santas del Paraíso.

La solemnidad de hoy nos ayuda así a considerar una verdad fundamental de la fe cristiana, que profesamos en el “Credo”: la comunión de los santos. Es la comunión que nace de la fe y que une a todos aquellos que pertenecen a Cristo en virtud del Bautismo. Se trata de una unión espiritual que no se rompe con la muerte, sino que prosigue en la otra vida. En efecto, subsiste un vínculo indestructible entre nosotros los vivos en este mundo y cuantos han cruzado los umbrales de la muerte. Nosotros aquí en la tierra, junto a quienes que han entrado en la eternidad, formamos una sola gran familia.

Esta maravillosa comunión entre tierra y cielo se realiza de modo más alto e intenso en la Liturgia, y sobre todo en la celebración de la Eucaristía, que expresa y realiza la más profunda unión entre los miembros de la Iglesia. En la Eucaristía, de hecho, encontramos a Jesús vivo y su fuerza, y a través de Él entramos en comunión con nuestros hermanos en la fe: los que viven con nosotros aquí en la tierra y los que nos han precedido en la otra vida, la vida sin fin. Esta realidad de la comunión nos colma de alegría: es bello tener tantos hermanos en la fe que caminan a nuestro lado, nos sostienen con su ayuda y recorren con nosotros el mismo camino hacia el cielo. Y es consolador saber que hay otros hermanos que ya han llegado al cielo, nos esperan y rezan por nosotros, para que podamos contemplar eternamente el rostro glorioso y misericordioso del Padre.

En la gran asamblea de los Santos, Dios quiso reservar el primer lugar a la Madre de Jesús. María está en el centro de la comunión de los santos, como singular custodia del vínculo de la Iglesia universal con Cristo. Para quien quiere seguir a Jesús en el camino del Evangelio, ella es la guía segura, la Madre premurosa y atenta a la que confiar cada deseo y dificultad.

Oremos junto a la Reina de todos los Santos, para que nos ayude a responder con generosidad y fidelidad a Dios, que nos llama a ser santos como Él es Santo (cfr Lv 19,2; Mt 5,48).

Después del Ángelus

La liturgia de hoy habla de la gloria de la Jerusalén celeste. Os invito a rezar para que la Ciudad Santa, querida a judíos, cristianos y musulmanes, que en estos días ha sido testigo de varias tensiones, pueda ser cada vez más signo y anticipo de la paz que Dios desea para toda la familia humana.

Fuentes: News.va y Aleteia.es


 

Quizá te interesa:

1.- Recordar lo que cree y enseña la Iglesia acerca de la vida eterna (el cielo, el infierno, el purgatorio, el juicio…): aparece en el Catecismo de la Iglesia Católica en los números 1020-1065 y en el Youcat en los números 156-164.

2.- Buscador de santos y beatos

3.- Sobre el origen y significado de la cada vez más extendida fiesta de Halloween: Cuando Halloween era católico, Halloween no tiene origen pagano, Halloween y Todos los Santos, Halloween: de festividad pagana a elemento de consumo, Halloween y satanismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s